Lemony Snicket: Una serie de eventos desafortunados

martes, junio 07, 2005

Yo no vi esa pelicula, pero estoy casi segura que debe haber sido algo parecido a esto:

Eventos:
Ayer en horas del mediodía me llamó un amigo que vive y trabaja donde el viento se devuelve, para preguntarme si podiamos vernos, ya que hacia mucho que no venia a Caracas, además podía aprovechar de hacerle entrega formal de la tarjeta de invitación para la boda.

Luego de comunicarnos varias veces por celular (enviando textos y llamando), quedamos de encontrarnos en el Centro Comercial El Recreo después que yo saliera de la oficina, es decir, después de las 4:30.

Puedo decir que el día de ayer fue bastante soleado, hasta las 4:30. Porque a las 4:30 empezó a caer, no un palo de agua, sino EL palo de agua, asi que decido enviarle un texto para decirle que voy a llegar algo tarde porque esta lloviendo, y espero en la oficina hasta las 5. A esa hora decido bajar a la puerta del edificio a ver si puedo conseguir un taxi, que me haga la caridad de llevarme al Recreo. Pero llueve, y bastante, y el río que pasaba por la Av. Los Calvani era caudaloso. Asi que decido caminar hasta el restaurant chino que esta al lado de la oficina, pero estando ahi ningun taxi se detiene.

Por momentos el palo de agua, se convierte en llovizna, y el río ha bajado un poco, decido cruzar para el Hospital de Clinicas Caracas. Una vez del otro lado, estoy mojada hasta las rodillas, pero no importa, porque en cualquier momento voy a estar montada en un taxi, rumbo al Recreo. Entro en el edificio, subo hasta a puerta principal, para acercarme a la linea de taxi, pero lo que vi ahi me dejo sorprendida, y profundamente marcada: era una avalancha de gente, ni en un concierto de gaitas habia yo visto tanta gente.

En fin, a estas alturas ya estoy arrecha, la gente también esta desesperada, asi que casi no dejan que los taxis se acerquen, son ocupados de inmediato. Decido caminar hasta el metro, ya que no llueve tan duro. Saliendo de la clinica, veo un taxi, son 7.000 hasta el Recreo, pienso "que carajo, nadie me va a cobrar menos", asi que me monto en el taxi (no tiene aire acondicionado), y ahi empezó la travesía, COLA EN TODAS PARTES, ni el día de los vallenaticos habia tanto tráfico.

Lo cierto es que tarde una hora y media en llegar desde San Bernardino hasta el Centro Comercial, pero al menos el taxista era muy simpático.

Finalmente estoy en el centro comercial, pero el estupido celular, que a veces pasa hasta 3 días atormentandome con su pito de que ya no le queda pila, ayer simplemente se apagó, y no se volvió a prender. Asi que ahi estoy yo, en la puerta del centro comercial, mojada hasta las rodillas, arrecha, casi 2 horas después de la hora pautada, sin forma de comunicarme con mi amigo...decidí irme para mi casa.

La Av. Casanova y la Av. Francisco Solano parecen un estacionamiento, asi que un taxi no es buena opción, o al menos no desde ahi. Asi que decidí caminar por el Boulevard de Sabana Grande hasta Plaza Venezuela. Caminando hacia mi destino, mentandole la madre a nuestro adorado Alcalde Metropolitano y al bellisimo de Freddy Bernal, porque el boulevard parece una inmensa piscina (ya que no han limpiado los drenajes), finalmente llegue a la estación de Metro.

Cuando vi la camionetica del Cementerio fue como ver a Dios, asi que corriendo me monto, y el carajo arranca, y de repente se escucha la siguiente conversación:
Conductor: "Miren como esta la cola, yo no me voy a meter por ahi, voy a subir por la Salle, alguien tiene algun problema"
Fab: (respondo lo más amable que pude) "pero yo voy para la Clinica Mendez Gimón"
Conductor: "Bueno te tocará caminar dos cuadras"
Fab: (ya sin nada de simpatía) "No, entonces yo me bajo, devuelveme el dinero"

En un arranque de arrechera (que solo me perjudico a mi) empiezo a caminar, sin saber que hacer, bajo la lluvia y más caliente que plancha e' chino. Cuando me doy cuenta estoy en la Av. Libertador. Ya a estas alturas estoy desesperada, no me queda de otra que seguir caminando, ya sin cuidado de no pisar los charcos, simplemente caminando.

En esta travesía de 8 cuadras, me paso de todo: pasaron los carros por mi lado levantando agua, camine sobre rios de agua, y para colmo un niño corriendo a mi lado cayó en un charco asi que me mojo hasta la cintura.

Cuando finalmente llegué a mi casa, mojada como que me acabará de bañar, me toco esperar que mi hermana me bajara a abrir, porque le habia dado mis llaves (esto no tiene explicación razonable, excepto que soy una pendejota).

Estoy segura de que no me "cagó" un pajarito, porque además de que era de noche, ningún pajarito en su sano juicio hubiese estado fuera de su nido con semejante palo de agua.

Para cerrar con broche de oro, me toco laverme el cabello y secarlo con el secador de nuevo.

Si alguien logra mejorar este cuento, le regalo un dulcito...

(Nada de burlas, al menos no hoy, porque aun me queda algo de rencor)

2 comentarios:

Joe Cool dijo...

Jajaja!

PD: No me burlo, sólo me río.

JeSsiCa dijo...

hola como estas hey me causo mucha risa y disculpame que te lo diga... tus pendejadas son buenas... de hecho como me encanatia conocerte haber que tipo de personalidad tienes a la final aprenderia mucha cosas buenas de ti...yo soy una chica de apenas 19 años o bueno ya casi 20...pero tambien me pasan pendejadas quizas algo mas terrible pero es mejor que la veamos asi...son mas divertidas.. asi tendriamos algo que contar como tu.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...